Búsqueda
Ingrese palabras:
Inicio arrowLas Pseudociencias arrowAnalisis técnico arrow La pseudociencia económica
Newsflash
Estamos subiendo las noticias y los artculos en el nuevo sitio de ASALUP. Si quiere que demos prioridad a colocar algn artculo en particular, que estaba en el sitio anterior, por favor solicitelo aqu.

La pseudociencia económica PDF Imprimir E-mail
Escrito por Pablo J. Mira
24.04.2005
En el captulo tercero del extraordinario libro de Carl Sagan “El mundo y sus demonios”, el autor lista un conjunto de disciplinas cientficas, y menciona la respectiva pseudociencia que las complementa. As, la astronoma tiene a la astrologa, la psicologa a la parapsicologa, la arqueologa a las pirmides energticas construidas por extraterrestres, etc. Cuando llega a la economa, Sagan menciona como su respectiva pseudociencia a los que creen poder realizar pronsticos de largo plazo.

La intencin de Sagan es clara: los pronsticos econmicos de largo plazo no son posibles por la sencilla razn de que el futuro lejano resulta ms incierto que el cercano. Debemos rechazar como poco cientficas las estimaciones respecto de ciertas variables si estamos demasiado separados del presente.

Sin embargo, y paradjicamente, en economa suele suceder que los pronsticos de largo plazo suelen ser ms eficaces que los de corto plazo. Es ms, sospecho que la verdadera pseudoeconoma se centra en la pretensin de querer determinar con precisin los comportamientos de corto plazo.
Para ilustrar esto con un ejemplo, supongamos que queremos determinar cul ser el valor del Dow Jones, principal ndice de precios de la bolsa de valores de los Estados Unidos dentro de 30 aos. El pronstico no resultar demasiado dificultoso, puesto que se conoce la existencia de una tendencia bastante definida de crecimiento. Basta entonces con utilizar las sencillas tcnicas estadsticas de regresin para estimar con bastante razonabilidad el comportamiento de largo plazo de las variables con tendencia. La facilidad para hallar este valor es consecuencia simplemente de que las estimaciones de largo plazo suelen utilizar datos ms agregados, y es ms factible que en el agregado algunos efectos se compensen entre s.

Pensemos ahora en la determinacin de alguna variable para el corto plazo. Estamos en octubre del 2000 y queremos saber el valor del Dow Jones a fin de ao. Es obvio que en este caso se nos exigir un mayor nivel de precisin que el requerido para las estimaciones de largo plazo (si no, para nada servira la estimacin de corto). El problema es que ahora la tendencia no nos puede servir de mucho, debemos recurrir a otras “tcnicas”.

Aqu es donde aparece la pseudociencia econmica. Entran en juego los “gures” de la economa y las finanzas, los que supuestamente son capaces de decirnos con exactitud que suceder en las prximas semanas con el comportamiento de una accin o un conjunto de acciones en la Bolsa. Las tcnicas utilizadas por estos gures para “venderse” son diversas. La ms comn es la de hacer creer que porque uno ha sido exitoso en la Bolsa, lo ser toda la vida. De este modo, la nica carta de presentacin la constituye su pasado de hombre de suerte. Pero no slo dan consejos aquellos que han sido beneficiados por la ruleta del mercado de valores, tambin estn los que, habindoles ido bien en un negocio particular, se creen con autoridad para aconsejar sobre cundo comprar y cundo vender. Otro conjunto de asesores, ms institucionalizado, se dedica a proveer consejos desde los bancos de inversin y otras entidades financieras. Muchos de ellos dicen estar respaldados por la ciencia, puesto que utilizan los mtodos que derivan del llamado “anlisis tcnico”.

El “anlisis tcnico” es un mtodo acientfico que, entre otras cosas, sostiene que es posible conocer el precio de una accin en un futuro cercano simplemente observando el comportamiento de sus precios en el pasado. Los “analistas tcnicos” ven en los grficos figuras definidas, lmites mximos y mnimos, y toda clase de formas que detectan para despus hacer su respectiva prediccin. Si un grfico, por ejemplo, se asemeja a una “cabeza de mono” incompleta, entonces la accin seguir un sendero tal que completar tal dibujo.

El vocabulario utilizado para justificar el anlisis tcnico es semejante al de la astrologa: se inventan sustantivos a diestra y siniestra, se concluye sin ningn tipo de argumentacin, se complica innecesariamente el lenguaje utilizado y, finalmente, se agrega al “anlisis” una buena dosis de ambigedad.

El diario mbito Financiero que corresponde al da en que estoy escribiendo este artculo publica en la pgina 7 de su suplemento Panorama Burstil, un informe “tcnico” cuyo ttulo es: “Dow se mantiene an dentro de la formacin triangular”. Qu tringulo? El de las Bermudas? Desaparecer tambin el Dow? No se asusten, el ttulo hace referencia a las mencionadas formas que supuestamente nos dicen algo acerca de la evolucin del precio de las acciones.

Del mismo artculo se pueden extraer varios prrafos deliberadamente ambiguos. Como ejemplo, tomemos el siguiente:

“La figura de tringulo tiene dos caractersticas bien marcadas, la primera es que mientras nos encontramos en l, la tendencia de fondo se pierde, o se crean dudas de cul ser el prximo gran movimiento del mercado, y la segunda es que una vez que define el tringulo el movimiento es rpido o sostenido..”

Como copete de la nota, Ambito escribe: “para ayudar a decidir, los technicals”. El prrafo anterior no tiene nada de tcnico, es fcil darse cuenta de que el autor no se decide por el alza o la baja, slo aporta confusin. Esto no ayuda a nadie. Si la tendencia de fondo se pierde, o bien el movimiento es rpido, debo comprar o vender? El lector puede comprobar por s mismo que si sigue la lectura no aparece ningn pronstico concreto, y que por lo tanto este no es un problema de “falta de contexto”. Por qu el autor no recomienda en forma clara qu hacer?

La respuesta es sencilla: porque el pronstico ser verdadero el 50% de las veces, demasiado peligroso para un analista tcnico que vive de esto. La razn por la que los aciertos son aleatorios es que las investigaciones empricas sugieren que la evolucin de corto plazo del precio de las acciones es un “paseo aleatorio” (random walk en ingls), lo que significa que es virtualmente imposible detectar un patrn de comportamiento especfico repetitivo para las mismas en el corto plazo. Pero hay una razn mucho ms obvia para no creer en estos “gures”: es difcil entender cmo nos venden una informacin tan valiosa por tan poco dinero. El consejo de alguien que sabe a ciencia cierta qu ocurrir en las prximas semanas en la bolsa vale millones, pero nadie cobra ms que una comisin por darlo.

La economa ya tiene su pseudociencia que la complementa. Sus seguidores, al igual que en otras pseudociencias, se enojan cuando se los somete al juicio de la razn, se sienten perseguidos por la tirana de la ciencia econmica oficial, y viven fundamentalmente de aconsejar a clientes incautos. No sea usted otro.

Pablo J. Mira – Docente Macroeconoma II - UBA

Términos y condiciones