Search
Enter Keywords:
Home arrowLas Pseudociencias arrowVarios arrow Febo asoma y falsos daños visuales
Newsflash
Febo asoma y falsos daños visuales PDF Imprimir E-mail
Escrito por Mariano Moldes
24.04.2005
Muchos legos evitan mirar los eclipses de sol, o slo lo hace protegiendo sus ojos. Alegan que este fenmeno celeste puede ocasionar daos visuales severos. Ahora bien -previsiblemente- cuando se les pregunta sobre el carcter y la etiologa de dichos daos, descubren que no tienen idea.
Simplemente, toman la precaucin hacindose eco de recomendaciones que alguien, a su vez, les transmiti a ellos.Recordemos que son legos: cualquier solvencia resulta inexigible en su caso. Pero mucho peor es el caso de los especialistas. Muchos de ellos aplican la ecuacin (nunca validada):
(LEGO + TEMOR) IGNORANCIA = SUPERSTICIN
y la precaucin ante el eclipse se archiva junto a la aprensin a mezclar sanda con vino.
Otros facultativos admiten su ignorancia. Pero siguiendo una rancia tradicin argentina intensificada en tiempos del Proceso, la admiten in pectore. Para afuera, eluden la pregunta, con lo que creen dejar a salvo su autoestima, pero dejan a la audiencia irremediablemente confundida.
QU PASA, ENTONCES, CON LOS ECLIPSES???
Ud. est de suerte: contestaremos su pregunta. Los eclipses solares S SON RIESGOSOS PARA LA VISTA. Aunque su amigo o pariente no pueda explicarle el porqu, hace bien en tener cuidado. Paso a explicarle el mecanismo.
La retina es una membrana que tapiza el fondo del ojo. Contiene los receptores que permiten captar la informacin visual, que es derivada al cerebro va el nervio ptico. Sin retinas sanas, nuestros ojos son intiles. La radiacin ultravioleta que acompaa a la luz solar visible puede daar nuestras retinas del mismo modo en que daa nuestra piel.
Para peor, las retinas:
1) son mucho ms sensibles a esta radiacin que la piel, y
2) no pueden regenerarse.
Afortunadamente, durante una exposicin normal al sol, nuestros sentidos protegen a nuestros ojos de una exposicin que podra ser daina para nuestras retinas. La fuerte intensidad de la luz solar pone en marcha un reflejo que nos lleva a voltear la cabeza (de ms est decirlo, no es nada recomendable forzar ese reflejo) y hace que nuestro iris se contraiga hasta dejar a nuestras pupilas del tamao de una cabeza de alfiler. Es decir: la luz visible funciona como indicador fisiolgico de niveles peligrosos de radiaciones no visibles.
Durante un eclipse, sin embargo, la sombra de la Luna bloquea total o parcialmente el disco solar, lo que produce un oscurecimiento general y deja al Sol deslucido y con un aspecto inofensivo.
Engaosamente inofensivo: los niveles de radiacin ultravioleta siguen siendo lo bastante altos como para daar nuestras retinas, mientras que la seal de alarma para nuestros sentidos -una fuerte luz visible- temporariamente desaparece.
El eclipse solar es peligroso porque es como una ventana durante la cual nuestra fisiologa queda con la guardia baja. El hecho de que los eclipses sean raros, determin que la evolucin no haya seleccionado mecanismos defensivos contra ellos.
Las precauciones ms recomendables son evitar mirar el eclipse con el ojo desnudo. Si se desea observarlo, deben utilizarse anteojos de sol expendidos en pticas, fabricados para bloquear la radiacin ultravioleta. Dicho sea de paso, el dao visual ocasionado durante la corta exposicin a un eclipse solar, es el mismo mediante el cual puede derivarse un dao crnico del uso de anteojos de sol de baja calidad, como los que se venden en puestos callejeros o en negocios "todo por 2 pesos". Estos dispositivos bloquean la luz visible pero dejan pasar la peligrosa luz ultravioleta, cuando no hay contraccin del iris ni reflejos para proteger nuestros ojos.
Bueno, ASALUP ha cumplido. Eso s: sanda con vino, toda la que quiera...

Mariano Moldes
Última modificación ( 24.04.2005 )

Copyright 2000 - 2005 Miro International Pty Ltd. All rights reserved.
Mambo is Free Software released under the GNU/GPL License.